QUIENES SOMOS HEMEROTECA IX FORO ANVEPI ASOCIATE
 
   
 
 
 
   NOTICIAS
Noticias
Actualidad
Histórico
Galería Multimedia
¿Quienes somos?
Hemeroteca
Enlaces
Eventos
Blog
X Foro ANVEPI
 
 
 ACTUALIDAD
VACUNA ATENUDA FRENTE A BRUCELLA SUIS EN PORCINO
Investigadores de la Universidad Nacional de San Martín (Buenos Aires, Argentina), han descrito el desarrollo de una nueva cepa vacunal que confiere una excelente protección contra B. suis en un modelo de infección en ratón. Esta cepa es una deleción limpia del gen de la fosfoglucomutasa (PGM) que codifica para una proteína que cataliza la conversión de glucosa-6-P en glucosa-1-P y que se utiliza como precursor para la biosíntesis de muchos polisacáridos. La cepa Delta-pgm carece de un lipopolisacárido completo, es incapaz de sintetizar beta glucanos cíclicos y es sensible a varios detergentes y a la polimixina B. Los investigadores han demostrado que la cepa se replica en las células cultivadas, es completamente no virulenta en el modelo de infección en ratón, pero protege frente a un desafío con la cepa virulenta al inducir la producción de citoquinas pro-inflamatorias. Esta nueva cepa podría ser un excelente candidata para el control de la brucelosis porcina.

La brucelosis es una enfermedad infecciosa, muy contagiosa, producida por especies del género Brucella que afecta al hombre y a numerosas especies animales, cursando en éstas con mortalidad perinatal en las hembras (abortos, partos prematuros, nacidos débiles..), orquitis y epidiimitis en machos, así como otras alteraciones secundarias (infertilidad, mamitis, metritis, artritis.). 

La brucelosis humana es una consecuencia de la brucelosis animal, puesto que el animal enfermo o infectado es la principal fuente de infección para el hombre siendo considerada una zoonosis mayor.

Brucella suis presenta cinco biovariedades. El principal reservorio de las biovariedades 1 y 3 es el cerdo siendo de distribución mundial y transmisible al hombre; la enfermedad producida por la biovariedad 2 se presenta principalmente en Europa y la liebre juega un papel importante como reservorio de la infección, no siendo patógena para el hombre. Las otras dos biovariedades (4 y 5) no parecen ser patógenas para el cerdo

Los verracos infectados pueden transmitir la infección por Brucella suis durante la monta, aislándose el microorganismo a partir de semen, o simplemente de forma mecánica. Algunos lechones se infectan por el estrecho contacto perinatal con las cerdas o a través de la leche infectada. Posteriormente los animales de reposición pueden contagiarse por contacto, agua y/o alimentos contaminados o en sus primeras cubriciones. En cualquier caso, la enfermedad será normalmente más severa en los animales reproductores que en los lechones.

Tras la exposición a B. suis los cerdos desarrollan una fase bacteriémica (de hasta 90 días). En esta fase se produce la diseminación con un marcado tropismo hacia diversas localizaciones que conducirán al desarrollo de los signos clásicos de la enfermedad, siendo las manifestaciones clínicas más frecuentes: abortos, esterilidad temporal o permanente, orquitis, cojeras, parálisis posterior, espondilitis, metritis y a veces formación de abscesos en las articulaciones de las extremidades y en columna vertebral (lordosis). Las tasas de abortos son muy variables e incluso pueden ocurrir al principio de la gestación y pasar desapercibidas. Estas cerdas entrarán a celo al poco tiempo y volverán a cubrirse.

En cualquier programa de control se deben considerar piaras completas o unidades de piaras más que individuos. El control se basa en chequeos serológicos que determinen la prevalencia de infección en el colectivo, y que permiten optar por diferentes medidas profilácticas. Todos los biovares de Brucella suis que afectan al cerdo poseen el mismo antígeno A inmunodominante que la mayoría de los biovares de Brucella abortus. Por esta razón el uso del Rosa de Bengala puede resultar apropiado por su elevada sensibilidad, presenta el inconveniente de su baja especificidad  y de no estar debidamente estandarizadas en porcino. La existencia de reacciones serológicas cruzadas con otras bacterias gram negativas, puede originar la aparición de falsos positivos. La determinación de la respuesta inmune mediada por células evita la inespecificidad. La prueba de hipersensibilidad retardada está infravalorada en campañas de saneamiento en brucelosis, resultando ser de una especificidad elevadísima; esta prueba consiste en la inoculación de una proteína denominada comercialmente brucelina, que se localiza de forma exclusiva en el citosol de las brucelas, frente a la que se va a obtener una respuesta de hipersensibilidad retardada tipo IV. El lugar de inoculación más adecuado resulta ser la oreja a nivel craneal y dorsal o bien en párpado inferior.

En explotaciones donde se aplica inseminación artificial, la infección por Brucella suis suele autolimitarse en uno o dos años, recomendándose durante este período el tratamiento con oxitetraciclina (15 días con 500-600 ppm) repitiendo esta misma pauta transcurridas dos o tres semanas; un tercer tratamiento se puede realizar a los dos meses. En algunas ocasiones se puede administrar 400-500 ppm durante períodos prolongados de hasta 45 días.

En aquellas explotaciones con monta natural, aunque podamos detectar los reproductores infectados, la infección es difícil de erradicar. Se podría optar por diversas medidas, según el sistema de producción, como podría ser establecer varios núcleos (animales infectados y animales libres), control de las reposiciones (externas y propias) y realizar quimioprevención sistemática con las pautas anteriormente citadas, intensificando las mismas ante las frecuentes tormentas de abortos que suelen sucederse periódicamente.



















 
 
 
   
 
 
  Aviso legal:
En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre de Protección de datos de carácter personal, se informa que sus datos personales van a ser incorporados para su tratamiento en un fichero, cuyo Responsable es ASOCIACIÓN NACIONAL DE VETERINARIOS DE PORCINO IBÉRICO (ANVEPI). Los datos registrados en esta base de datos solo serán usados para la finalidad para los que han sido recogidos, conociendo el interesado y aceptando explícitamente, la comunicación de datos a terceros con el fin de desarrollar la finalidad contractual de los mismos. De acuerdo con lo previsto en la citada Ley Orgánica, y conforme al procedimiento reglamentariamente establecido, puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, oposición y cancelación de datos a la dirección de correo electrónico info@altilis.com

DOMICILIO SOCIAL

Colegio Oficial de Veterinarios de Badajoz
 Avda. Sta. Marina, 9.   06005 BADAJOZ .
Tfno. 649812796 - Fax. 924723124
info@anvepi.com